how to create a web page

Evaluación de la atmósfera ionizada en la conservación de duraznos, ciruelas y peras

INFORME FINAL

GRUPO INTEROZONE URUGUAY– FACULTAD DE AGRONOMÍA

Responsable: Ing. Agr. (Dra.) Albertina Guarinoni
Ayudantes: Ings. Agrs. Ana Silveira, Raquel Mori

Facultad de Agronomía- Depto. Producción Vegetal – Grupo Disciplinario Postcosecha

I) Evaluación de los parámetros de calidad del fruto en ambos sistemas de conservación

Durazno cv Flavor Crest

Los datos fueron analizados estadísticamente mediante un análisis GLM multivariado (programa SPSS) de un diseño factorial probando las diferentes atmósferas de conservación, y un período de simulación de las condiciones de comercialización, manteniendo los frutos por 4 días a temperatura ambiente (18 – 20°C) luego del período de conservación frigorífica.

Los resultados obtenidos de la evaluación de los parámetros fisico-químicos que caracterizan la calidad de los frutos son presentados en el cuadro siguiente:


Medias seguidas de igual letra no difieren estadísticamente con una probabilidad menor al 1%. NS: no significativo. Color rojo: prueba de separación de medias Tuckey (1%) ; color azul: prueba de separación de medias Duncan (1%)

En la segunda columna se presentan los valores de los parámetros en cosecha que constituyen la condición inicial de madurez de los frutos.

No se encontraron efectos de interacción entre el sistema de conservación y la calidad evidenciada en el ‘período de mostrador’. Los principales efectos (significativos) fueron debidos a la conservación frigorífica (con o sin ionizador) frente a las condiciones de temperatura ambiente.

Tales efectos son debidos fundamentalmente al ablandamiento de la pulpa y al peso del jugo extractado por kg de fruta. Sin embargo, en todas las condiciones probadas se mantuvo la consistencia del fruto en forma muy satisfactoria, no alcanzando el límite inferior de dureza (1kg) para ser consumido. Es decir, los frutos soportaron en óptimas condiciones 4 días de comercialización sin ablandarse demasiado. La atmósfera ionizada si bien permitió obtener valores medios de dureza mayores, no alcanzó para evidenciar diferencias significativas.

No se encontraron diferencias significativas en los siguientes parámetros: sólidos solubles (azúcares), acidez titulable, índice de madurez, pH del jugo, pérdida de peso en cámara y pérdida de peso en mostrador.

La pérdida de peso total de los frutos alcanza a los niveles normales esperados para duraznos, sin embargo, aquella observado en la atmósfera ionizada aparece como significativa frente a la atmósfera normal. Es de destacar que se debería verificar los niveles de humedad relativa de la cámara con ionizador utilizada, ya que de no ser los adecuados, podría estar enmascarando los efectos.

En ninguna de las condiciones se visualizó ‘daños por frío’ en la fruta, para este cultivar.

En conclusión, en este cultivar la ionización no se presentó como ventajosa frente a la conservación frigorífica normal pero tampoco se vieron efectos perjudiciales y todos los frutos presentaron excelente calidad al consumo.

Durazno cv Dixiland

Para este cultivar se ha utilizado la misma metodología estadística en el análisis de los resultados que en el anterior cultivar. Los resultados son presentados en el siguiente cuadro:


Medias seguidas de igual letra no difieren estadísticamente con una probabilidad menor al 1%. NS: no significativo.

Color rojo: prueba de separación de medias Tuckey (1%) ; color azul: prueba de separación de medias Duncan (1%)

Al igual que en el cv Flavor Crest no se arroja efectos de interacción entre el sistema de conservación y la calidad evidenciada en el ‘período de mostrador’, sino que los efectos principales son debidos al cambio de las condiciones de humedad y temperatura (conservación vs vida de mostrador).

En este cultivar vuelve a presentarse la tendencia de una mejor performance de la ionización en el mantenimiento de la dureza del fruto, sin embargo no arroja aún diferencias significativas.

La pérdida de peso, en cambio, fue significativamente menor en los frutos mantenidos en atmósfera ionizada.

Es de destacar que en este cultivar no se logró una calidad óptima en ninguna de las condiciones probadas. Un porcentaje menor de frutos presentó daños de frío manifestándose como zonas vítreas alrededor del carozo.

Las condiciones climáticas de la cosecha (lluvias abundantes y granizo) fueron desfavorables, y no permitieron cosechar en las mejores condiciones, (fruto seco). Esta situación llevó, como era de esperar, a que el fruto se manchara luego de cosechado. A pesar de ello, el cultivar en primera instancia no se recomienda como apto para una conservación larga.

En cuanto a la ionización, los resultados obtenidos en el presente trabajo no permiten arribar a una conclusión sobre las ventajas o desventajas de su utilización.

Ciruela cv Santa Rosa

La información recabada de los análisis de laboratorio fue analizada con idéntica metodología descripta para los ensayos de durazno. Los resultados obtenidos son mostrados en el cuadro que sigue:


Medias seguidas de igual letra no difieren estadísticamente con una probabilidad menor al 1%. NS: no significativo.

Color rojo: prueba de separación de medias Tuckey (1%) ; color azul: prueba de separación de medias Duncan (1%)

Los efectos de la ionización de la atmósfera se hacen evidentes en los parámetros consistencia de la pulpa y pérdida de peso. Efectivamente los resultados evidencian un mantenimiento de la dureza del fruto del 82% en AI frente a tan solo 54% para AN. Este hecho se verifica también en el período de mostrador, donde los frutos conservados por 20 días en AI permitieron una shelf life de 4 días y podría mantenerse por más tiempo aún considerando como 1,5 kg el límite óptimo para el consumo.

La pérdida de peso no fue significativa en el período de mostrador, pero sí lo fue durante la conservación. Como consecuencia la pérdida de peso total, expresada en % del peso inicial, es significativamente menor conservando los frutos en atmósfera ionizada.

No se evidenciaron diferencias en el contenido de sólidos solubles, y las variaciones en la acidez del jugo no alcanzaron para imprimir diferencias significativas en la relación sólidos solubles/acidez. Por otra parte, los valores de esta relación al finalizar el período de mostrador, son muy adecuados en cuanto permiten un óptimo balance entre azúcares y acidez.

El desarrollo del color de las ciruelas fue adecuado en ambos casos, abarcando el 100% del fruto con un intenso desarrollo de las antocianinas. Los frutos no presentaron daño de frío ni alteraciones en los aromas, lo que indicaría que no se han alterado los procesos normales de la maduración.

A modo de resumen, se considera que en las condiciones del ensayo, la atmósfera ionizada se mostró como más ventajosa frente a la atmósfera normal para la conservación de las ciruelas.

Pera cv William’s

Los resultados de la evaluación de los parámetros físico-químicos del fruto se ilustran en el siguiente cuadro:


* los frutos se encontraban demasiado blandos por lo que no permitía registrar su dureza de acuerdo a la sensibilidad del penétrometro (0,5 kg)

Medias seguidas de igual letra no difieren estadísticamente con una probabilidad menor al 1%. NS: no significativo. Color rojo: prueba de separación de medias Tuckey (1%) ; color azul: prueba de separación de medias Duncan (1%)

Las diferencias encontradas entre los dos sistemas de conservación probados son referidas al mantenimiento de la dureza del fruto. Es de destacar que mientras en AN solo pudo conservarse los frutos por 56 días no permitiendo días de mercadeo, en AI se logró mantener en óptimas condiciones de calidad hasta 90 días permitiendo un período de mercadeo de una semana. No fue posible cuantificar (por no disponer del instrumento) las notorias diferencias encontradas en la evolución del color en uno y otro sistema, éstas se hacen visibles en las fotos adjuntas. El tratamiento en AN se tuvo que suspender a los 56 días por presentar un notorio amarillamiento de la fruta en cámara.

Por otra parte los demás parámetros no mostraron diferencias significativas, pero presentan niveles adecuados de calidad en ambos sistemas de conservación. En cuanto a la pérdida de peso, es de considerar que a pesar de no presentar diferencias, pueden no ser comparables los valores logrados debido que en AN solo contaban con 56 días de conservación mientras que en AI se disponían de 90 días.

Considerando las ventajas comerciales que pueden surgir de una conservación más prolongada y con un período de mercadeo mayor, y sumado a los resultados obtenidos en cuanto al desarrollo de penicillum sobre las peras, se evidencian amplias ventajas para la aplicación de la atmósfera ionizada en su conservación.

II) Evaluación del desarrollo de hongos inoculados sobre los frutos en ambos sistemas de conservación (AN, AI)

Para los dos cultivares de durazno y para ciruela la inoculación fue efectuada con una gota de una solución de inóculo conocida, sin perforar la epidermis del fruto. En todos los casos se observó el desarrollo del hongo inoculado no teniéndose en consideración otras lesiones no ocasionadas por la inoculación artificial. Los resultados obtenidos son presentados en los cuadros siguientes.

Durazno cv Flavor Crest


Prueba de correspondencia: los frutos inoculados que no desarrollaron monilia están asociados a la atmósfera ionizada. El tratamiento que implicó mantener los frutos por 4 días a TA se mostró independiente a la presencia o ausencia del desarrollo del hongo.

Durazno cv Dixiland

Se realizó una prueba de correspondencia para determinar los grupos asociados a los tratamientos. Los resultados indican que los frutos que no desarrollaron monilia se encuentran asociados a la conservación en atmósfera normal. Los resultados son opuestos a aquellos obtenidos con el cultivar Flavor Crest.


Ciruela cv Santa Rosa

Se evaluó mediante un χ2 para determinar la independencia de las muestras. Los frutos que desarrollaron monilia son independientes del sistema de conservación. Cabe señalar que en ciruela el desarrollo de monilia fue mínimo y en un número bajo de frutos.


Pera cv William’s

En este cultivar se realizó la inoculación de Pinicillum expansum mediante un pinchazo y deposición de una gota con solución conocida del inóculo. En este caso se evaluó el crecimiento de la infección en ambos sistemas de conservación y en diferentes fechas. Los resultados obtenidos son ilustrados en el siguiente cuadro:


Medias seguidas de igual letra no difieren estadísticamente con una probabilidad menor al 1%.

Color rojo: prueba de separación de medias Tuckey (1%) ; color azul: prueba de separación de medias Duncan (1%)

En los resultados expuestos en el cuadro, se verifica la determinante influencia de la ionización en la contención del crecimiento de penicillum. El crecimiento del hongo inoculado a los 56 días de conservación frigorífica en atmósfera normal, es recién alcanzado a los 90 días en atmósfera ionizada. (ver fotos)

Se evidencia que la contención del crecimiento de la lesión solo permanece mientras la atmósfera se encuentra ionizada. En el período en que los frutos se mantuvieron a temperatura ambiente y sin ionización, la velocidad de crecimiento del hongo fue similar.